• El 29 de mayo se celebra el Día Mundial de la Salud Digestiva promovido por la Organización Mundial de Gastroenterología (WGO), que este año se centra en el microbioma intestinal

    • Laboratorios Vilardell se suma a la difusión de contenidos para generar conocimiento en la población sobre el papel del microbioma intestinal y cómo puede afectar a la salud
      •  

        El microbioma intestinal contiene decenas de billones de microorganismos y más de 1,000 especies conocidas de bacterias, que han demostrado tener un rol importante en la modulación del sistema inmune y el riesgo de sufrir enfermedades intestinales. Por este motivo, la Organización Mundial de Gastroenterología ha centrado el Día Mundial de la Salud Digestiva, que se celebra el 29 de mayo, en la perspectiva global del microbioma intestinal. Laboratorios Vilardell se suma a la difusión de los contenidos sobre la temática para dar a conocer su importancia.

        El microbioma intestinal es  el conjunto formado por los microorganismos, sus genes y sus metabolitos en un nicho ecológico. El estudio de estos microorganismos ha crecido en la última década y su importancia en el proceso de salud y enfermedad del ser humano se hace cada vez más evidente.

        La principal diferencia del microbioma intestinal con la microbiota intestinal es que esta última se refiere a la colección de comunidades microbianas que colonizan un nicho ecológico, y el microbioma es el genoma colectivo. Se cree que la microbiota intestinal desempeña un papel crucial en la salud humana y en la prevención de enfermedades a través de una serie de mecanismos, como la producción de ácidos grasos de cadena corta (AGCC), que son importantes para mantener el equilibrio intestinal y una óptima función inmunitaria.

      •  

        Microbiota intestinal y sistema inmune

        La superficie de la mucosa del tracto gastrointestinal humano es cerca de 300 m2 y está colonizada por cientos de especies bacterianas diferentes, de las que destacan los géneros lactobacilos y bifidobacterias. Los microorganismos intestinales desempeñan un papel esencial en el desarrollo y mantenimiento de un sistema inmunitario eficaz y saludable, ya que al menos el 80% de la producción de anticuerpos en el cuerpo humano adulto se realiza localmente en la mucosa intestinal.

        Su posición es crucial para el reconocimiento inicial de moléculas foráneas, produciendo un efecto barrera de la microbiota que impide la invasión de patógenos e inhibe el crecimiento de sus competidores.

         

        Microbiota y enfermedades inflamatorias intestinales

        La EII agrupa desórdenes crónicos del tracto intestinal, de origen no bien definido, que se manifiestan con gran inflamación y en forma de brotes. Según su presentación clínica,  puede ser colitis ulcerosa, inflamación continua en la capa intestinal superficial localizada al inicio del colon y/o recto; o enfermedad de Crohn, con un patrón inflamatorio en cualquier lugar del intestino y de forma discontinua.

        Los pacientes con esta enfermedad tienden a tener una menor diversidad bacteriana y un menor número de Bacteroides y Firmicutes, que pueden contribuir a reducir las concentraciones ácidos grasos de cadena corta con un efecto antiinflamatorio en el intestino.

         

        Dieta y microbiota

        La variedad de alimentos de la dieta y el estilo de vida son probablemente los principales factores que afectan la composición de la microbiota intestinal humana. Los microbios en el intestino contribuyen a la salud del huésped mediante la biosíntesis de vitaminas y aminoácidos esenciales que actúan como una fuente importante de energía para las células epiteliales intestinales y, por lo tanto, pueden fortalecer la barrera mucosa.

         

        Beneficios de los prebióticos y probióticos en la microbiota intestinal

        La promoción de microorganismos dentro del hábitat humano puede producir efectos beneficiosos en la microbiota. Generar y mantener la diversidad en la microbiota intestinal es un nuevo objetivo clínico para la promoción de salud y prevención de enfermedades. 

        Los probióticos son “microorganismos vivos que cuando se administran en cantidades adecuadas confieren un beneficio a la salud del hospedador”, ayudando a equilibrar la microbiota intestinal; reforzando el sistema inmune; produciendo vitaminas y ayudando a prevenir y/o mejorar enfermedades intestinales, cardiovasculares o endocrinas.

        Los prebióticos son sustratos utilizados selectivamente por microorganismos del hospedador para conferir un beneficio para su salud. El prebiótico, a diferencia del probiótico, es un producto inerte que se consume para alimentar a la microbiota autóctona buscando un efecto beneficioso.

       

      El impacto del microbioma en nuestra salud

      Microbiota: La pieza clave del sistema inmunitario

      Importancia de la alimentación en una microbiota intestinal saludable: probióticos y prebióticos